Estos son los tres temas que resultaron seleccionados para integrar los números temáticos:

 

Número 87 (octubre-diciembre de 2020)

Educación para el Cambio Climático (EpCC)       Edgar J. González Gaudiano, et al.

 

 

Número 89 (abril-junio de 2021)

Políticas docentes en América Latina                     Yazmín Cuevas (FFyL-UNAM) et al.

 

Número 91 (octubre-diciembre de 2021)

Formación e inserción de Doctores en A L            Mónica de la Fare (PURCRS, Porto Alegre, Brasil), et al.

  • Convocatoria Educación Ambiental

    2019-11-05

     

    CONVOCATORIA

    Tema: Educación y comunicación para el cambio climático

    Revista Mexicana de Investigación Educativa

     

    Número 87, octubre-diciembre de 2020

    Fecha límite de recepción de artículos: 4 de mayo de 2020

     

    Coordinadores:

    Edgar J. González Gaudiano / Pablo A. Meira Cartea /
    José Gutiérrez Pérez

    Universidad Veracruzana / Universidad de Santiago de Compostela /
    Universidad de Granada

     

     

     

    El cambio climático representa el efecto palmario de la radical crisis del estilo de desarrollo capitalista hacia el que habríamos de alinear todo el conjunto de esfuerzos que emprendamos para intentar reducir los efectos más drásticos de los cambios que ya estamos enfrentando y los que enfrentaremos con mayor crudeza durante las próximas décadas. En este proceso, la educación y la comunicación desempeñan un rol de la más alta prioridad social, en el que la educación ambiental tendría que marcar los rumbos por los qué transitar, a fin de modificar el desperdicio de los bienes naturales heredados y de las capacidades humanas creadas.

    Ese papel deseablemente central de la educación ambiental contrasta con la debilidad de la dimensión educativa en las políticas globales, regionales y nacionales que intentan hacer frente a la crisis climática, más preocupadas por las soluciones tecnológicas y económicas que por los cambios sociales y culturales radicales que habremos de enfrentar. De hecho, las propuestas de los organismos internacionales responsables continúan tratándonos de persuadir de que con algunos ajustes en la funcionalidad del sistema y con desarrollos tecno-científicos apropiados es posible realinear o desacoplar los perniciosos efectos observados. Los mapas de ruta para llegar a un final de siglo con un clima soportable indican, además, que el cambio ha de ser rápido para evitar que la inercia del sistema climático nos deje sin opciones, con un margen de maniobra de apenas una década.

    Sin embargo, durante los últimos cincuenta años, la educación ambiental convencional ha permanecido anclada en un conjunto de temas y problemas ambientales a los cuales ha contribuido poco a resolver, impulsando estrategias pedagógicas de cambio individual carentes del sustrato socio-político necesario y de la visión prospectiva que debiera desprenderse de una complejidad ambiental y social cada vez más evidente. Asimismo, hemos insistido en enverdecer los procesos educativos de una escuela que en términos generales ha agotado su potencial heurístico y que responde −consciente o inconscientemente− de forma progresiva a los dictados de los grupos de interés y poderes fácticos que han generado el panorama actual.

    ¿Qué podemos aportar desde la educación para enfrentar estas terribles condiciones? ¿Cómo se integra la dimensión educativa en las políticas de cambio climático? ¿Qué alternativas hay para impulsar una ciudadanía reflexiva y activa que pueda modificar la trayectoria de choque contra los límites de la biosfera en la que nos encontramos? ¿De qué medios y herramientas podemos echar mano para contribuir al menos a mitigar el colapso, considerando que la educación no puede hacerlo todo? ¿Qué currículum de emergencia climática demanda la sociedad de nuestro tiempo? ¿Con qué pedagogías extraescolares podemos compensar los déficits del sistema educativo? ¿Cómo contribuir mediante una investigación educativa efectiva a definir mejores vías para desarrollar compromisos sociales pertinentes? Estas son algunas de las preguntas que intentamos responder con las contribuciones de este número.

     

    Temas de interés específico (aunque no exclusivos):

    • La concepciones y orientaciones de este ciclo en diferentes países.
    • Propuestas curriculares para fortalecer el cambio climático en los diversos niveles de la educación.
    • Innovaciones basadas en evidencias sobre buenas prácticas en la formación de profesorado del sistema educativo obligatorio y universitario.
    • Estudios de corte cuantitativo y cualitativo con diferentes sectores y grupos de población en materia de educación y comunicación para el cambio climático.
    • Metanálisis y revisiones bibliográficas especializadas sobre la investigación y la producción editorial de la educación para el cambio climático.
    • Estudios comparativos entre países sobre los avances en la puesta en marcha de propuestas educativas y comunicativas sobre el cambio climático.
    • Estudios de caso y trabajos de corte etnográfico sobre experiencias vitales significativas y consecuencias del cambio climático.
    • Experiencias de investigación acción-participativa en comunidades y propuestas para fortalecer estrategias de mitigación y adaptación a diferentes poblaciones, especialmente en aquellas vulnerables a los embates del cambio climático.
    • Estudios para superar pedagógicamente resistencias cognitivas y psicosociales que faciliten la transición socio-ecológica.
    • Reflexiones teóricas sobre los debates existentes en materia de educación para el cambio climático desde distintas escuelas de pensamientos y posiciones ideológicas-políticas-éticas.
    • Estudios sobre la efectividad de métodos experienciales como simulaciones, juegos y audiovisuales para mejorar la comprensión y la percepción del público sobre los procesos de cambio climático.
    • Reseñas de libros recientes especializados en el tema.
    • En general, también se considerarán artículos sobre representaciones sociales del cambio climático, estudios sobre percepción de riesgos sobre la crisis climática, resiliencia social, sobre redes sociales, gamificación, narratología, videojuegos y teatro, la evaluación e identificación de errores e ideas previas y errores conceptuales, la eficacia de programas y planes de formación, el impacto en los niveles de alfabetización climática, el papel de las estrategias de comunicación, marketing social y la publicidad, etc.

     

     

     

    Sólo se aceptan trabajos inéditos. Cada artículo será dictaminado en dos etapas, primero por el Comité Editorial, después por especialistas externos de manera doblemente ciega. Todas las colaboraciones deberán ajustarse a las normas previstas en las instrucciones para autores de la Revista Mexicana de Investigación Educativa (http://comie.org.mx/revista).

    Leer más acerca de Convocatoria Educación Ambiental